Cargando Eventos

Horario: Lunes a viernes de 19:00 a 21:00 / Sábados y domingos de 12:00 a 14:00

La sala del Ramos Carrión acoge una exposición sobre la ingeniería en Zamora y el gran inventor Federico Cantero, organizada por la Universidad de Salamanca

La exposición “La ingeniería en Zamora: el porvenir que se gestó, el que se construyó y al que nunca se llegó” recoge proyectos innovadores del gran ingeniero zamorano que destacó en obras hidroeléctricas y del ferrocarril.

Estará abierta hasta el 11 de octubre. El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, la presidenta de la Diputación de Zamora, María Teresa Martín Pozo, y los comisarios de la exposición, Pedro Hernández Ramos, María Ascensión Rodríguez Esteban e Isabel Díaz de Aguilar, inauguraron ayer, en la Sala de Exposiciones del Teatro Ramos Carrión, la exposición titulada ‘La ingeniería en Zamora: el porvenir que se gestó, el que se construyó y al que nunca se llegó‘, organizada por profesores de la Escuela Politécnica Superior de Zamora y familiares del ingeniero Federico Cantero Villamil con motivo del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca.

A través de fotografías, planos, documentos, maquetas y maquinaria cedida por instituciones, asociaciones y particulares, la muestra aborda tres vertientes: la hidroeléctrica, la ferroviaria y la invención en general. En todas destaca la figura de Federico Cantero Villamil, cuyo trabajo se refleja en gran parte de la exposición. Su polifacética y fecunda vida profesional dejó proyectos y obras basadas en tecnologías innovadoras, sólo al alcance de los más grandes inventores españoles como Isaac Peral, Leonardo Torres Quevedo o Juan de la Cierva.

Ingeniería hidroeléctrica

En este bloque se exponen planos, documentos y fotografías del proyecto y de la construcción del Salto de San Román, obra del ingeniero Cantero Villamil. A sus 25 años, apostó por Zamora y puso todo su empeño en impulsar su economía, arrastrando a los capitalistas de la ciudad para construir esta central hidroeléctrica, la primera de la provincia, que permitiría la obtención de energía barata para la creación de un tejido industrial que dinamizaría la economía de la zona. Con tal fin, constituyó en 1898 la Sociedad anónima ‘El Porvenir de Zamora‘. Aunque finalmente la electricidad generada terminó llevándose a Salamanca y Valladolid, ciudades que supieron aprovechar la oportunidad, sus estudios fueron el germen de lo que posteriormente fueron los ‘Saltos del Duero’.

Ingeniería ferroviaria

Este apartado está compuesto principalmente por planos del proyecto de la línea ferroviaria que enlazaba directamente Zamora con Orense, obra también de Federico Cantero Villamil. Aprobado en 1918, se cumplen cien años de aquel proyecto que favorecería la comunicación, el transporte de mercancías y la movilidad de las personas fundamentalmente del centro de la Meseta hacia los puertos marítimos. La complejidad y el coste de su trazado impidieron su realización inmediata, que tuvo que postergarse en el tiempo.

Junto a esta documentación se exhibe una colección importante de maquetas vinculadas con el ferrocarril, caso de las estaciones de Zamora y el puente sobre el río Tuela, algunas de las cuales se quedaron en proyecto. También cuenta con una amplio muestrario de planos arquitectónicos de las construcciones ferroviarias y de trazados, túneles, puentes, coches y locomotoras.Federico Cantero Villamil, en la portada del libro publicado sobre él y su obra.

Invención

Las patentes tecnológicas de Cantero Villamil son parte fundamental de la exposición. El visitante tendrá la oportunidad de ver piezas de ingeniería aeronáutica, inventos hidroeléctricos, optimización de hélices e, incluso, hasta el diseño de zapatos neumo-elásticos.

De entre todas las patentes, destaca de manera especial las diferentes versiones de ‘La Libélula Española’, cuyos inicios bien pudieron gestarse en su banco de pruebas fijo de rotores, que fue el primer laboratorio aerodinámico privado de España, situado en Zamora.

La exposición, que se podrá visitar hasta el próximo 11 de octubre, incluye también una importante colección de documentos y artilugios entre los que sobresale ‘La Centella’, máquina diseñada por el profesor zamorano Eugenio Cuadrado, profesor de Física, Química y Matemáticas del Seminario de Zamora. Este aparato obtenía Rayos X a través de la electroestática, invento por el que recibió una Medalla de Oro en la Exposición Universal de París de 1900.