Cargando Eventos

Exposición “Al Filo de la Emoción” del escultor Daniel Lorenzo Goñi. Sala de la Iglesia de la Encarnación hasta el 20 de julio.

Daniel Lorenzo Goñi inauguró el 21 de junio una exposición de esculturas bajo el título de «Al filo de la Emoción», en la Sala de Exposiciones de la Iglesia de la Encarnación de la Diputación de Zamora (Plaza de Viriato, s/n), que podrá visitarse hasta el próximo día 20 de julio en horario de lunes a viernes de 17 a 21 h., y los sábados y domingos de 12 a 14 h. y de 17 a 21 h.

La muestra nos la presenta así el propio autor:

“Todas estas piezas son orgánicas, manan de la observación de los elementos, la naturaleza las impregna en el lugar en el que han sido creadas, nacen de la emoción en su proceso de elaboración, con tiempo crecen y se desarrollan como si de una planta se tratase, parten del aire, comienzan con una forma en la que se germina una intención, como una voluta de humo congelada en el tiempo.

Observo un torbellino de agua en una torrentera.

Como la nerviosa llama que se agita violenta cuando se alimenta de intención.

Como la tierra que es el cuerpo de la escultura primero fluida para modelarla por las emociones del agua.

El aire la inspira de intención seca y congela el movimiento, le da forma, detiene el tiempo y lentamente la hace sólida. El fuego la funde y el sueño se materializa cristalizado en el tiempo.

Es la naturaleza mi taller, donde me recreo y aprendo a fluir y en esta maraña orgánica intrincada se generan vórtices, ángulos, aristas y filos donde se encuentran la luz y la oscuridad.

El filo crea la frontera entre la luz y la sombra, y desde todos los puntos de vista ha de existir encaje como si partiese desde los límites que impone un bloque macizo.

Sentido del ritmo como si una sinfonía dibujase sus contornos con armonía musical.

Equilibrio y proporción acercándose al límite de lo etéreo.

Despegándose del suelo.

Ingrávido, el tiempo.

Congelar el instante exacto en el que la intención adquiere su máxima expresión para transmitir el mensaje, hacerlo inmortal y eterno.

Son parte de mí, fragmentos de tiempo encarnados en forma, son mis sueños, mis miedos, alegrías y pasiones vividas”.