Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

Exposición en el Antiguo Palacio Provincial de la Diputación, horario de martes a domingo, de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00


El antiguo Palacio de la Diputación Provincial de Zamora acoge desde este lunes 2 de octubre hasta el 16 de noviembre una exposición monográfica que conmemora el 75 aniversario del viaducto Martín Gil, una construcción que tantos años después sigue recibiendo halagos a nivel provincial, nacional e internacional. Mayte Martín Pozo destacaba en la presentación que se han comenzado los trámites para conseguir que el viaducto sea catalogado como Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.

Un reconocimiento a una obra de ingeniería de calado mundial. Así calificaba el presidente de la Asociación Ferroviaria Zamorana, José Manuel Rodríguez, la exposición monográfica que desde este lunes estará ocupando más de media docena de salas del antiguo palacio de la Diputación Provincial.

Una exposición formada por 36 carteles explicativos de una obra que sigue despertando el aplauso del sector y que contará también con útiles de la época y una maqueta a escala que, sin duda, será uno de los elementos que más llame la atención de los asistentes.

La exposición permanecerá abierta hasta el próximo 16 de noviembre y en su inauguración también participaron los hijos del ingeniero Martín Gil y de Torroja, otro los ideólogos de este puente. Además, también la asociación ferroviaria a nivel nacional quiso estar representada en un evento que cuenta con el respaldo de la Diputación Provincial de Zamora.

“Es una exposición brillante que refleja el trabajo de la época. Agradecer a los hijos de Martín Gil los fondos cedidos para la exposición y también a la Asociación Ferroviaria Zamorana su enorme trabajo”, comentaba Mayte Martín Pozo, a la vez que destacaba que se han comenzado los trámites para conseguir que el viaducto sea catalogado como Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.

Hay que recordar que el viaducto de Martín Gil, inaugurado el 17 de abril de 1943, cruza el embalse que forma el Esla por la presa de Ricobayo, para la conexión ferroviaria entre Zamora y La Coruña, y que durante algunos meses tuvo el arco de hormigón armado más amplio del mundo. Con 470 metros de longitud y 60 metros de altura sobre el nivel máximo del embalse del río Esla, dispone de un amplio arco con 210 metros de luz.

Hay que recordar, como cuentas las crónicas de la época, que en su construcción participaron dos importantes ingenieros de la época: Francisco Martín Gil, en la redacción original del proyecto (falleció en 1933, antes de finalizar las obras) y Eduardo Torroja Miret, en la fase de ejecución.

zamora24horas.com